Internacional

11 marzo de 2022

Primera Marcha del Orgullo celebrada en África. Hillbrow, Johannesburgo 1990. Fotografía de: Donne Rundle Collection / GALA Queer Archive

PRIMER CONSTITUCIÓN MUNDIAL CONTRA LA DISCRIMINACIÓN LGBT+

Entre los años 1948 y 1994, Sudáfrica contó con un sistema político que discriminaba y separaba a las personas por su color y clase social llamado Apartheid. Dicho régimen fue catalogado como represivo e injusto ya que atentaba contra la libertad de gran parte de sus habitantes. Un ejemplo claro fueron los castigos a los que se enfrentaron las personas LGBT+ bajo la ley de sodomía.

Durante casi cinco décadas Sudáfrica fue testigo de la brutal violencia que se ejercía contra la mayor parte de la población, haciendo cada vez más critica la situación en la que se vivía; personas amenazadas, encarceladas, incluso muchas de ellas asesinadas por no apegarse a las normas del Apartheid.

Tiempo después el cambio comenzaría a verse poco a poco. Los esfuerzos por concientizar a las áreas políticas y humanas fueron cruciales para poder eliminar aquel sistema opresor, lográndolo en 1991 gracias a una serie de negociaciones llevadas a cabo entre el Partido Nacional, el Congreso Nacional Africano y un gran número de organizaciones civiles. Increíblemente este proceso duró tres años, mismos que sirvieron para abrirle paso a la democracia y a una era más inclusiva.

Las elecciones del 27 de abril de 1994 marcaron oficialmente el fin del Apartheid, con la victoria de Nelson Mandela a la presidencia de Sudáfrica. Su llegada al poder marcaría un antes y un después, ya que redactaría nuevas leyes que buscarían darle voz a quienes por décadas fueron silenciados y oprimidos.

1996 fue el año en el que se haría válida la nueva y actual constitución política sudafricana, considerada como una de las más progresistas de su tiempo, ya que, entre otras cosas, respaldó y benefició a la comunidad LGBT+, específicamente en su Sección 9(3) que cita:

“Ninguna persona o el Estado puede, directa o indirectamente, discriminar injustamente a nadie por uno o más motivos. Estos motivos incluyen la raza, el género, el sexo, el embarazo, el estado civil, el origen étnico o social, el color, la orientación sexual, la edad, la discapacidad, la religión, la conciencia, las creencias, la cultura, el idioma y el nacimiento”.

Sin embargo, los créditos a dicho logro se deben también al trabajo realizado por distintas organizaciones civiles como la Gay and Lesbian Organization of the Witwatersrand y la Lesbians and Gays Against Oppression, entre otras, que desde la década de los ochenta comenzaron a visibilizar la falta de derechos para este grupo de la sociedad, principalmente en Johannesburgo, la capital del país.

Con el paso del tiempo el activismo LGBT+ en Sudáfrica continuó tomando fuerza y alcanzando importantes triunfos, tal fue el caso de la anulación de la ley de sodomía en 1998, impulsada por la National Coalition for Gay and Lesbian Equality; así como el reconocimiento del matrimonio igualitario a nivel nacional en el año 2006.

Indiscutiblemente las modificaciones que se realizaron durante la nueva constitución en Sudáfrica marcaron un avance importante para muchas personas. Lamentablemente los retos no han llegado a su fin, especialmente para las personas trans y las mujeres lesbianas, quienes diariamente se enfrentan al abuso verbal, ridiculización, intimidación y odio, dejando entrever la brecha que existe entre una ley firmada y decretada en un papel y la realidad en la que vivimos.

Esto último nos recuerda que todas las leyes podrán ser efectivas siempre y cuando se hagan valer, puesto que su cumplimiento no solo está en manos de las autoridades sino también de la sociedad en general.

Trabajar en equipo para promover información hará que tengamos claro el camino al crecimiento como seres humanos.

Datos curiosos:

-La primera marcha gay de Sudáfrica se llevó a cabo en 1990 en la ciudad de Johannesburgo.

-En 2006, Sudáfrica se convirtió en el sexto país del mundo en aprobar el matrimonio igualitario.

-El Congreso Nacional Africano fue el primer partido político de África en reconocer formalmente los derechos de las personas gay y lesbianas.

-En lengua Afrikaans, Apartheid significa “separación”.

EL SÍMBOLO QUE CREARÍA CONCIENCIA ANTE EL VIH Y EL SIDA

EL SÍMBOLO QUE CREARÍA CONCIENCIA ANTE EL VIH Y EL SIDA

Leer más

EL PRIMER ESTADO EN APROBAR LAS UNIONES CIVILES LGBT+

EL PRIMER ESTADO EN APROBAR LAS UNIONES CIVILES LGBT+

Leer más

PHOENIX CELEBRA SU PRIMERA MARCHA DEL ORGULLO LGBT+

PHOENIX CELEBRA SU PRIMERA MARCHA DEL ORGULLO LGBT+

Leer más